Con la trata de personas no hay trato

logos_web.jpg

Sandra Patricia Devia: ¿Cómo ponerle freno a la trata de personas?

Se encuentra usted aquí

Pereira (Risaralda)
21 Mar 2018

Buena parte de los más de 550.000 emigrantes venezolanos que han llegado a nuestro país buscando mejores condiciones de vida, son objeto de la trata interna de personas, dijo en Pereira, Sandra Patricia Devia Ruiz, directora de Gobierno y Gestión Territorial del Ministerio del Interior. En cuanto a la llamada trata externa de personas, afirmó que dos de cada diez colombianos que viajan al exterior caen en las redes de las bandas de criminales dedicadas a este tipo de delitos. Devia Ruiz, quien asistió aquí a un Encuentro de Comités Departamentales de lucha contra la Trata de Personas, precisó que esta problemática se está combatiendo desde tres frentes: la prevención, la atención y la judicialización.

¿Qué tan grave es el problema de la trata de personas?
Tenemos dos tipos de situaciones, la trata externa y la trata interna de personas. La trata externa se presenta cuando las personas viajan con distintos fines de explotación fuera del país. Y tenemos el nuevo fenómeno, que es la trata de interna, que es muy grave porque no se ha visibilizado. Esta situación se está presentando especialmente con venezolanos que han llegado a nuestro pais y son explotados laboral e incluso sexualmente. En el momento tenemos en el país alrededor de 550.000 venezolanos, según Migración Colombia, buena parte de los cuales son víctimas de trata de personas.
 
¿Cuál es el tipo de trata a que están siendo sometidos?
Más que todo es con fines laborales. Aunque también tenemos el caso de las mujeres que ejercen la prostitución en Colombia, pero obviamente no en condiciones equiparables y muchas veces víctimas de trata. La diferencia entre la prostitución y la trata de personas es la condición de vulnerabilidad que le supone someterse a la explotación con fines laborales, bien sea sexual o bajo cualquier otra modalidad.
 
¿En el caso de los venezolanos, hay un bajo nivel de denuncias?
Obviamente, hay un sub-registro. De esto se tienen datos, pero muy aproximados por las denuncias o por cifras que habitualmente se obtienen de Migración Colombia, pero hay un sub-registro en la medida en que muchos de ellos no tienen acceso a la seguridad social o a las condiciones de legalidad porque han ingresado por trochas o por vías ilegales.
 
Ya van dos casos de sarampión importado por venezolanos. ¿En qué condiciones de salud están llegando?
Así es, traen enfermedades como difteria, sarampión, pero eso es solo el tema visible. También está la situación laboral: mujeres empleadas domésticas que no reciben la misma seguridad social que recibirían si fuesen colombianas. Y aunque el gobierno ha hecho un esfuerzo importante por brindarles seguridad social y protección en salud,  como no hay un registro específico no hay la atención debida.
 
¿Y que tan grave es la trata externa de personas?
Hacia el exterior el fenómeno no es tan visible porque las cifras no se conocen. Dependen de los organismos judiciales y de las denuncias ante los consulados y en las embajadas a nivel internacional. Sin embargo sabemos que el 56 % de la totalidad de las víctimas colombianas de trata de personas provienen del Eje Cafetero.
 
¿Qué cifras tiene de esta problemática en Risaralda?
El año pasado teníamos un registro de aproximadamente 15 víctimas de trata de personas, pero esto varía y muchas veces no son denunciados los casos en Colombia y en el caso de trata externa dependemos de los consulados cuando las víctimas pueden tener acceso a eso. Tenemos una línea nacional de denuncia y en ella lo que nos consultan son situaciones de matrimonio servil y agencias de modelaje, que son los “ganchos” con los que estas personas viajan. Muchas veces viajan con esa expectativa, no saben que eso es trata de personas. Y ocasionalmente los jueces no lo imputan como trata sino como otro delito de tipo penal.
 
¿De quienes viajan al exterior, cuántos pueden ser víctimas de trata?
De cada diez, dos pueden ser víctimas de trata de personas. Es un registro alto. Hemos dado capacitación con empresas como Avianca para que las azafatas aprendan a identificar casos en que las personas van con un tratante que les quita el pasaporte y la visa y finalmente las retiene y las somete contra su voluntad. Aún incluso ellas sabiendo que pueden ser objeto de algún tipo de explotación laboral, están retenidas contra su voluntad y en condiciones de trata.
 
¿Hay muchos menores de edad involucrados en ello?
Más que todo en la trata interna, la cual involucra menores con fines de lo que se denomina turismo sexual, que en realidad no es turismo, es una denominación comercial del delito que es trata de personas, en este caso, trata de menores.
 
¿Qué está haciendo el gobierno para combatir este flagelo?
El gobierno ha apoyado la conformación de los planes lucha contra la trata de personas a nivel departamental y municipal, los comités departamentales están vinculados con el MInisterio del Interior para apoyar con estrategias de prevención, atención y judicialización, que son los tres ejes de esta lucha. Trabajamos con la Fiscalía, Interpol, la DIJIN y la Policía. Este fin de semana se desmanteló una red en Bogotá y se ha logrado judicializar e imputar el delito de trata de personas para que sea más visible que otros delitos, como abuso de menores o violencia sexual.
 
¿Nuestras leyes son fuertes para penalizar este delito?

Estamos fortaleciendo mucho más el trabajo de Policía Judicial para que los jueces,en el programa metodológico inicial, identifiquen que el delito que tiene penas más altas, de 10 a 20 años, es la trata de personas y no los otros que tienen penas menores.
 
¿Cuál es la ruta de atención para una víctima de trata de personas?
Tenemos la línea teléfonica nacional 018000522020 y en el exterior lo pueden hacer ante los Consulados que nos informan. Con ellos y con Migración Colombia coordinamos la recepción de las víctimas que retornan al país, y luego coordinamos con los comités departamentales la atención inmediata. Nosotros desde el Ministerio del Interior apoyamos con la ciudad que reciba la víctima la atención inmediata y luego proyectamos un plan de vida, para atención mediata, con reintegración a la vida laboral.
 
¿Cómo romper ese miedo a denunciar?
Hay opciones de denuncias sin que la víctima tenga que visibilizarse, a través de la línea telefónica nacional y tambien acercarse a un organismo judicial o buscar la manera de comunicarse con el Ministerio del Interior, con las Gobernaciones y las Alcaldías para tener protección y la garantía de poder denunciar sin ser visibilizada.
 
¿Porque tantas mujeres caen en en esta situación?
En el caso del matrimonio servil es más dificil, porque no se visibiliza como un delito. Muchas mujeres creen que su opción de vida, dado que no tienen un plan de vida laboral útil en Colombia, es irse al exterior y casarse con un extranjero. Y en muchos caso es estar en peligro de sometimiento a servicios domésticos, que incluyen la explotación sexual y laboral.
 
¿Qué tanto han contribuido al auge de esto las redes sociales?
Las redes sociales han contribuido mucho a eso, también la cultura, la situación social y la vida útil de servicio laboral de la mujer. Después de cierta edad, hace que las personas consideren la opción de irse o incluso antes si ven que no tienen un proyecto de vida en Colombia.

Autor: 
Sala de Prensa
Dirección de Gobierno y Gestión Territorial

Añadir nuevo comentario